domingo, 13 de marzo de 2011

COMO NOS AFECTAN LOS ALCALOIDES

















Algunos alcaloides centran su radio de acción en alguna parte concreta del cuerpo, aunque muchos de ellos pueden actuar en distintos frentes a la misma vez. Entre las partes más afectadas tendríamos las siguientes:
Sistema nervioso: Algunos ejercen una función estimulante del sistema nerviosos central como la cafeína (café y especialmente en el té ), la teobromina ( cacao) o la estricnina (nuez vómica ) que, en dosis muy pequeñas también resulta convulsivo. Otros, como la escopolamina del beleño (Hyoscyamus niger) ejercen una función tranquilizante, de ahí que se utilizan en medicina como sedantes. La morfina, un derivado del opio que se extrae del látex de la cápsula de la adormidera (Papaver somniferum) constituye el principal somnífero. Hay también algunos, como la aconitina ( acónito) que, aunque inicialmente sean estimulantes, posteriormente son paralizantes.
Músculos: Pueden afectar a toda la musculatura , produciendo espasmos violentos y muy dolorosos, como la estricnina, que causa grandes convulsiones que conducen a la muerte por asfixia o agotamiento. También pueden actuar sobre ciertos músculos concretos, provocando su dilatación, tal como ocurre con la escopolamina ( beleño ) responsable de la midriasis o dilatación de la pupila. El efecto contrario lo provocan otros como la eserina que contiene el haba calabar (Physostigma venenosum ) que se utiliza en oftalmología para contraer las pupilas de los ojos, o la digitalina de las digitalis o dedaleras ( Digitalis sp) que actúa sobre el músculo cardíaco.
Sistema digestivo: Algunos son muy tóxicos para el aparato digestivo, produciendo irritaciones violentas de todas las mucosas gástricas con manifestaciones tan típicas como diarreas, vómitos, etc. Entre estos uno de los mas venenosos son las semillas del ricino ( Ricinus communis) que contienen el alcaloide ricinina, cuyas propiedades se han utilizado como purgante, aunque resulta extremadamente peligroso, dado que un par de semillas bien masticadas pueden resultar mortales para un niño. Igualmente agresivo para el estómago constituye la colquicina del cólquico (Colchicum autumnale ). Hay que mencionar aquellos que atacan el hígado causando lesiones hepáticas,( cirrosis, hepatitis, cáncer, etc.), como la cinoglisina del heliotropo (Heliotropium europaeum).
Sistema circulatorio: su efecto se realiza sobre los vasos circulatorios como la reserpina de la Rauwolfia vomitoria que baja la presión sanguínea , por lo que se utiliza para tratar la hipertensión. Alcaloides que ejercen un efecto contrario serían, por ejemplo, la esparteína de la retama negra (Cytisis scoparius) cuyas propiedades hipertensivas se han aprovechar para incrementar el metabolismo y propiciar la eliminación de líquidos.
Aparato respiratorio: Dentro de este apartado tenemos alcaloides que tienen la propiedad de dilatar los bronquios posibilitando un aumento de la respiración. Así, la escoparina contenida en las flores de la retama negra (Cytisis scoparius) ha sido utilizada para combatir enfermedades respiratorias. Igualmente la efedrina, un alcaloide con propiedades similares a la adrenalina producido por especies distintas de del genero Ephedra, se ha utilizado como descongestionante en el tratamiento de afecciones bronquiales y asma, ademas de poseer propiedades estimulantes. La FDA ( Dirección de alimentos y drogas en USA) ha prohibido su uso recientemente. Muchos alcaloides que actúan sobre el aparato respiratorio, cuando superan las dosis permitidas, producen parada respiratoria.
Psicotrópicos: Otros alcaloides formarían parte del grupo de los llamados psicotrópicos, que son aquellos que afectan a la mente , alterando la percepción. Entre ellos tendríamos que mencionar:
Alucinógenos: que producen alucinaciones o alteraciones en el pensamiento, sentimiento o percepción en forma de ilusiones distorsionadas de la realidad o de percepción de realidades inexistentes. Dentro de este apartado tendríamos tóxicos como la mezcalina que forman parte del peyote (Lophophora williamsii ), la cannabina del cannabis (Cannabis sativa) o la harmalina de la ruda siria (Peganum harmala), la ergotoxina del cornezuelo del centeno (Claviceps purpurea), la Muscarina del hongo Amanita ( Amanina muscarina).
Narcóticos: alcaloides que provocan narcosis, es decir que inducen a un estado de somnolencia. Se utilizan medicinalmente como analgésicos, aunque crean dependencia por lo que se su uso legal viene regulado médicamente. Dentro de esta categoría tendríamos fundamentalmente los opiáceos, como el opio que se extrae del látex de la adormidera (Papaver somniferum). A partir de él se produce la morfina, el principal analgésico. La codeína y la heroína se obtienen a partir de esta última.
Estimulantes: producen un estado de euforia y bienestar. Entre estos tendríamos alcaloides tan conocidos como la cocaína que se extrae de las hojas de la coca (Erythroxylon coca), muy utilizado por las poblaciones andinas como euforizante, para combatir el mal de altura y permitir un rendimiento superior en el trabajo, aparte de muchas otras propiedades medicinales que le atribuyen sus usuarios. Otro alcaloide dentro de este grupo es la nicotina, que se obtiene del tabaco (Nicotiana tabacum ) y de la mayoría de los miembros de la familia de las solanáceas, un estimulante que también crea dependencia, además de un veneno mortal en dosis muy bajas. Finalmente, mencionaremos la cafeína, alcaloide presente en plantas como el café( Coffea arabica L.), el té ( Camellia sinensis (L.) KUNTZE ) , el mate ( Ilex paraguensis ), el cacao ( Theobroma cacao L.).