jueves, 22 de abril de 2010

LA HOMEOPATÍA Y LA DIGITOPUNTURA






























La Homeopatía Unicista se llama de esta manera por dos razones diferentes. La primera de ellas es por su forma integral u holística de ver al ser humano. Un homeópata unicista no separa a su paciente en partes diciendo "este remedio para el hígado, este otro para una patología del pulmón". En la Homeopatía unicista el enfermo es uno solo que sufre en cuerpo y en mente que son inseparables entre sí. Un niño que se porta mal en el colegio y que tiene anginas a repetición será atendido en forma integral por su conducta y por sus manifestaciones físicas. Un depresivo que no sale de su casa, sufre de constipación, insomnio y alergia nasal, nuevamente será atendido como un solo ser humano que sufre de distintas maneras. Esto es unicismo, y queda resumido en esta frase "para la homeopatía no hay enfermedades sino enfermos". En segundo lugar los medicamentos fueron experimentados de "a uno". No se experimentaron mezclas ni varios medicamentos distintos fueron indicados al mismo experimentador durante la misma experimentación. En este segundo caso, pasado un tiempo y verificada la persistencia del síntoma se dará al paciente un segundo o tercer medicamento. Dar mezclas o medicamentos distintos uno atrás del otro, hace que tanto el médico como el paciente se sumerjan en un mundo desconocido donde no se sabe qué es lo que podrá pasar ni lo que puede esperarse, ya que no hay experimento alguno que nos diga que ha sucedido en alguna oportunidad.
Homepatía Complejista: es la que mezcla varios medicamentos al mismo tiempo en un solo recipiente. No se considera una forma de Homeopatía si bien nació como tal y conserva su nombre.
Homeopatía Pluralista: se originó en Europa y consiste en dar varios medicamentos separados por un tiempo relativamente corto uno de otro. Esta práctica se encuentra muy difundida en el viejo mundo. La mayoría de los médicos homeópatas la utiliza en enfermedades crónicas. ¿Unicista, complejista o pluralista?.


DIGITOPUNTURA
Esta terapia sostiene que una forma de energía fluye por el cuerpo a lo largo de canales llamados meridianos. Se cree que al presionar determinados puntos en los meridianos se regula el flujo de energía, mejorando así la salud. La digitopuntura consiste en aplicar presión a esos puntos.
La digitopuntura tiene sus raíces en la antigua medicina china, que considera a la salud del cuerpo en términos del nivel y el flujo de energía en los meridianos. Se dice que éste fluye de un extremo a otro del cuerpo, de la cabeza a los dedos de los pies. En la medicina china esta energía vital se denomina qi (o chi). Se supone que los desequilibrios o bloqueos en el flujo de qi alrededor del cuerpo causan la enfermedad; por tanto, los terapeutas chinos la tratarían regulando dicho flujo. Una de las formas de hacerlo es presionando ciertos puntos del cuerpo donde afirman que los meridianos se acercan a la piel. Piensan que al presionarlos aumentan o disipan el qi, según la afección que estén tratando y el tipo de presión aplicada.
Los profesionales chinos llevan miles de años trabajando con los puntos de presión, que utilizan en la acupuntura y la digitopuntura para controlar el qi. En el siglo VI, los monjes budistas llevaron este tipo de terapia a Japón, donde también se popularizó.
Un profesional de la digitopuntura evaluará primero el estado de salud. Además de un examen y preguntas sobre la historia clínica, estilo de vida y dieta, estudiará los músculos, el tono de piel, la voz y la respiración.
El autotratamiento con digitopuntura puede aliviar diversos trastornos comunes, pero es posible practicar una mayor variedad de tratamientos con la ayuda de otra persona.
Para aplicar la digitopuntura con eficacia, primero necesita el acupuntor requerido siguiendo atentamente las instrucciones dadas para la molestia específica. Ejercer luego la presión correcta en ese lugar. Al tratarse uno mismo con digitopuntura, se sabrá cómo nos sentimos y cómo aplicar la presión exacta. Si estamos enfermos, ciertos puntos pueden volverse sensibles y doler un poco al presionarlos. Sin embargo, cualquier dolor leve debe calmarse en unos momentos si se relaja durante el tratamiento. En caso de que una dolencia no mejore dos o tres días después de la digitopuntura o si la afección parece grave o empeora, debemos consultar con el facultativo.
En general, la digitopuntura es segura siempre que quien aplique el tratamiento no lo haga con mucha energía. No presionar directamente en áreas inflamadas, hinchadas, muy sensibles o recién lesionadas; tratar sólo los puntos encima o debajo de esas zonas, o sus equivalentes en el lado opuesto del cuerpo. Siempre consulte primero a su médico si tiene fiebre alta o lesión y sospecha que podría tener una fractura o conmoción, o si no está seguro de la causa de sus síntomas.
El tratamiento de digitopuntura para mujeres embarazadas, niños y ancianos debe realizarlo un especialista en está técnica.






DOS PUNTOS REFLEJOS EN DIGITOPUNTURA PARA ALIVIAR EL PROBLEMA DE LA AEROFAGIA